Las islas de “Los Uros” y Templo Inca, las maravillas del Titicaca

titicaca2.jpg

Autor: José Luis Castillejos Ambrocio

Foto: Corbis

Puno, Perú (Notimex).- Las 20 islas flotantes de Los Uros, construidas con “totora” -una planta parecida al junco- y el descubrimiento de un templo sagrado, sumergido en el Lago Titicaca, son las maravillas que comparten Perú y Bolivia.

En las islas viven Los Uros, un grupo humano que ha construido sus islas que flotan en el lago navegable más alto del mundo en la región de Puno, en los límites con Bolivia quienes se alimentan de los productos del lago (peces y plantas).

Los Uros, cuyos ancestros supuestamente provienen de la Polinesia, según algunas investigaciones del Instituto Nacional de Cultura de Perú, se denominan el “pueblo del lago” o “Kotsuña”, un grupo étnico, diferente a los aymaras y quechuas.

El arqueólogo peruano Luis Lumbreras sostiene que este grupo se instaló en las márgenes del Lago Uro-Uro, que pertenece a boliviano, pero decidieron quedarse en la parte peruana y se refugiaron en las islas flotantes tras el asedio de los incas.

Aunque han perdido su pureza racial mantienen la tradición de la pesca artesanal, especialmente del carachi y el pejerrey, cuando la pesca es abundante conservan los peces secándolos al sol, señala en un estudio el ex director del Instituto Nacional de Cultura (INC).

Esta raza de rostros cobrizos y ojos semi rasgados viven en islas flotantes que han construido con raíces de las totoras, las que al entrar en descomposición producen gases, que al quedar atrapados en la maraña de raíces ayudan a la flotación.

Por encima de estos bloques de raíces, colocan camas de totora seca, sobre la cual construyen sus habitaciones con el mismo material.

El tejido es tan perfecto que no se hunden e incluso estos pescadores y cazadores ya han empezado a utilizar láminas de zing para techar sus viviendas.

Para que el viento no los lleve hacia el lado boliviano, los indígenas Uros anclan sus islas, que están dentro del área de la reserva nacional del Lago Titicaca, con palos que atraviezan el piso de la isla y están clavados en el fondo.

titicaca4.jpg

 

En la actualidad hay dos escuelas, dos templos, uno Católico y otro Adventista y chozas para los visitantes y algunas viviendas han sido equipadas con paneles solares, Internet, y teléfono para servicio público, alimentado con energía solar.

Las islas están ubicadas a una altitud de 3,810 metros sobre el nivel del mar y se encuentran en la bahía de Puno y se prevé la construcción de más viviendas e islotes ante el deseo de algunas familias de separarse.

Algunas de las islas que se han convertido en atractivos turísticos son: Tupiri, Santa María, Tribuna, Toranipata, Chumi, Paraíso, Kapi, Titino, Tinajero y Negrone.

Otra de las riquezas recientemente reveladas es el escubrimiento de un templo sagrado en el Lago Titicaca por parte de científicos de la expedición “Atahualpa 2000”, del grupo AKAKOR Geographical Exploring.

Al parecer el sitio tiene una antigüedad de entre 1,000 a 1,500 años y su descubrimiento en área boliviana permitirá entender una época de 3 ó 4 siglos que marcan el paso de un período a otro de esta milenaria cultura andina.

Fosas y restos arqueológicos encontrados confirman algunas teorías de los orígenes del pueblo incaico, ya que la leyenda señala que los fundadores del imperio Inca emergieron del Lago Tititaca.

Hasta la fecha han sido halladas cuatro estructuras arqueológicas inmersas, entre ellos un templo sagrado de unos 200 metros de largo por 50 metros de ancho, una terraza de cultivos, un camino preincaico y un muro de contención de más de 800 metros de largo.

Se halló además una isla de tres kilómetros de largo por 600 metros de ancho, que se encuentra entre 10 a 15 metros de profundidad, lo revela que el nivel de las aguas del lago Titicaca era sensiblemente inferior al actual.

Adicionalmente fueron descubiertos restos arqueológicos de la época de los Incas y podría tratarse de sus predecesores, cerca a la Isla del Sol, en la localidad de Chincana, a 120 kilómetros al oeste de La Paz.

Los restos arquelógicos fueron también buscados sin éxito por el francés Jacques Cousteau en 1976 y 12 años después también lo intentó un equipo de National Geographic.

El lago Titicaca que toma su nombre de la isla llamada intikjarka, palabra que deriva de dos palabras aymaras: “inti”, ‘sol’ y “kjarka”, ‘peñasco’y que es es conocida como la “Isla del Sol” encierra muchos misterios.

Mide 204 kilómetros de largo por 65 kilómetros de ancho, ocupando ocho mil 562 kilómetros cuadrados, de los que cuatro mil 772 corresponden al Perú y tres mil 790 a Bolivia.

Actualmente los gobiernos de los dos países desarrollan un proyecto binacional a un costo de 109 millones de dólares para rescatar de la contaminación a este lago que tiene un clima extremo, con grandes variaciones de temperatura entre el día y la noche.

titicaca3.jpg

La temporada ideal para visitarlo es entre mayo y octubre, época en que los días son soleados, las lluvias muy raras y la temperatura diurna alcanza los 25 grados centígrados.

joseluiscastillejos@gmail.com

Anuncios

3 Comments

  1. hola!!!
    leyendo en inernet encontre estas construcciones que para mi son magnificas, y lo cual me hace recordar, que en México hace ya algunos años se sembraba sobre las chinampas algo similar ya que todo estaba lleno de agua se construian pequeños islotes para la siembra…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s