La ‘combi’ de cada día

Lima, Perú.- Conductor de combi colisionó con taxi esta mañana y huyó manejando contra el tráfico. Tiene nueve mil soles de infracciones, una licencia de conducir no apta para el transporte público y un seguro vencido. Violó casi todas las reglas de tránsito, manejó en sentido contrario al tráfico y evadió varias luces rojas, además de bajar violentamente a su única pasajera y cuando guardias municipales lo capturaron junto con su cobrador, éstos se resistieron con golpes.

Todas lo días ocurren hechos parecidos a cualquier hora porque los vehículos de transporte público ‘’combis” o camionetas tipo rural, en Perú, son la montaña rusa del terror cuando van a 80 km/h en carreras con sus pares en vías a las que se debe conducir a 60 km/h. Y la lista de infracciones es larga, como para colocarse bien el cinturón de seguridad, que por cierto, si lo tienen está medio roto o la correa está vencida.

Las ‘’combis” aparecieron en los 80, el caos vehicular y la negligente forma de conducir, junto con ellos, pero el crecimiento vertiginoso comenzó en 1990 porque debido a la crisis económica y al despido masivo de empleados públicos, muchos compraron esos vehículos para entregarlos a terceros y tener una renta mensual, sin embargo, hoy el salvajismo al volante alcanzó grados de doctorado. Deja tu cómodo vehículo y tu zona residencial, y toma o ‘’chapa tu combi” como dicen aquí en Perú.

¿Habla vas?. Arequipa-Tacna, grita un hombre colgado del estribo y con medio cuerpo afuera de la combi. Y como debes ir al centro de Lima, a extender el brazo para tomarlo, entonces el cobrador (el hombre colgado) dice al chofer, ‘’Espera, suben”. Y cuando pusiste un pie en su vehículo, antes que te sientes, te pueden pasar tres cosas: 1- Caerte aparatosamente en el suelo, 2- Caer sobre alguien, ó 3- Simplemente te tuerces la mano o el brazo y te va peor si le reclamas, Au!,oiga, tenga cuidado, qué no ve que estoy subiendo, me torcí la mano, te responde orondo ‘’¿Por qué no se agarró bien cuando dije pisa?”. Ante eso te toca responder algo como ‘’Pisa, es lo único es lo que sabes decir” y te toca tomar aire, porque tomar otro vehículo, para qué?, si este trato es la religión del 99% de los choferes, de las llamadas combis asesinas, que deberían ser rebautizados como choferes asesinos de combis, pues ellas, también son sus víctimas.

Los 7 kms. aproximadamente que debes recorrer desde la última cuadra de la Av. Arequipa hasta la Av. Tacna se te hacen largos cuando sientes que el ‘’desacolchado” del respaldar del asiento, te hiere la espalda y el resorte del lado derecho del asiento no quiere ocultarse, a pesar que has intentado ajustarlo con una pita y casi igual de inútil, intentar abrir la ventana para que se disperse ese olor a combustible quemado que bota el vehículo con veinte años de antigüedad.

Si tienes suerte, logras abrir la ventana, aunque sea un poco, y entonces, respiras mejor y luego de ver la diversidad étnica que sube y baja, las historias que escuchas, el vocabulario combi, piensas, en lo mediático, lo novelesco de vivir en una combi en todo el Perú, durante al menos 60 minutos diarios como en esta ruta Arequipa-Tacna de la Lima de 2 millones de habitantes, sólo en su área metropolitana y en total 8 millones, sobre poblada por la migración de otros costeños, andinos y amazónicos en el departamento de Lima donde se concentra el 40% del total de los 27 millones de habitantes en el Perú de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INEI).

El problema socio económico del transporte combi, rico en análisis, se puede apartar de tu mente cuando sabes que hasta el año 2005 en total son 23 mil accidentes de tránsito a causa de las imprudencias de los choferes de combis, 8 mil resultaron heridos y 800 muertos según el Centro de Investigación y de Asesoría del Transporte Terrestre. Alrededor de 50 mil son las combis que circulan en Lima Metroplitana y sólo es necesario el 50% porque debemos considerar que entre los taxis y los automóviles micro tenemos adicionalmente 225 mil unidades sin contar motos, mototaxis y vehículos privados. El caos del transporte público por las razones que te puedas imaginar, corrupción de las autoridades en la licitación de las líneas de transporte, clientela política, etc te inunda de indignación rabiosa por estos conductores de combis, como a mi, que hace 20 años los padezco. (Claudia Chávez)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s