“Alan, ya nos exterminaste, ahora quedamos sin nada”: queja nativa

Por José Luis Castillejos Ambrocio

Lima.- Con las manos dando latigazos al aire y la voz entrecortada, llorosa, desgarradora, una nativa de la etnia awajon-wampis reclama, desde la selva amazónica, al presidente Alan García: “Ya nos exterminaste…quedamos sin nada”.

Sus ojos se empequeñecen, los entrecierra, grita, llora y clama justicia y acusa al jefe de Estado de exterminar sus comunidades que tuvieron el atrevimiento de reclamar que se respete su selva, sus montes, sus ríos, sus animalitos.

La mujer habla en su idioma desde una comunidad ribereña amazónica y una cámara del canal dos de la televisión graba su potente eco perdido en el horizonte de la nada.

La nativa vestida con la indumentaria de la pobreza y el olvido se queja de haber perdido a un familiar durante la incursión policial del pasado viernes al poblado amazónico de Bagua donde murieron 24 policías y nueve nativos.

“Nosotros defendemos nuestro territorio de armamentos. Nuestra única arma de defensa es sólo las lanzas y palos, que no son de largo alcance..Y no es para matar como tú sí lo has hecho con nosotros”, le reclama la indígena al jefe de Estado.

“Tú nos exterminaste usando armamentos, balas, helicópteros y mataste a nuestros hermanos y hermanas estudiantes, profesores e hijos”, exclama la mujer mientras su dedo índice derecho va de un lado a otro y su puño se estrella sobre su mano izquierda.

amazonicos
amazonicos

Molesta e indignada, con la voz en cuello grita: “Alan, te pedimos que vengas acá, a nuestro territorio para que nos pagues las deudas que tienes con nosotros…Alan tú eres un vendepatria, vende indígenas, vendes nuestros recursos naturales, oro, petróleo, agua y tierra”.

La indígena, en cuyo rostro se dibuja el hambre y la sed de justicia acusa a García de contaminar el medio ambiente y “así nos dejas más pobres, como nos estás viendo ahora. Como estamos y quedamos”.

“Nosotros los awajon-wampis no te hemos elegido para que nos extermines, sino para que nos ayudes, des estudios a nuestros hijos que ahora has matado. Nosotros no te estamos quitando tu propiedad privada, no te hemos matado a tus hijos, a tu familia..Ya nos exterminaste, ahora quedamos sin nada”, puntualizó.

Poco antes de este mensaje, que refleja la inconformidad de los nativos amazónicos, el propio García lanzó una expresión desafortunada: “estas personas no son ciudadanos de primera clase”.

“Cómo pueden decir 400 mil nativos a 28 millones de peruanos ¡Tú no puedes venir aquí, de ninguna manera!”, expresó el mandatario, cuya afirmación es considerada como soberbia.

El gobierno de García atraviesa la peor crisis política desde su ascenso al poder, el 28 de julio del 2006, con una serie de protestas por parte de los indígenas amazónicos que rechazan una serie de leyes que ellos consideran que serán perjudiciales para la Amazonía.

El gobierno peruano impulsó desde el Congreso de la República una serie de leyes adecuados para la concreción del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Este conflicto podría escalar si el Gobierno desatiende el pedido de los nativos de derogar las leyes, advirtió el analista independiente Pedro Salinas, que abogó por una salida negociada donde la parte afectada, los nativos, tengan participación.

Datos oficiales indican que en los enfrentamientos del viernes pasado murieron 24 policías (siete por lanzas) y 9 nativos indígenas, aunque la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) afirma que son más de 40 los fallecidos.

Fuentes independientes como profesores de la zona y los propios comuneros aseguran que muchos nativos fueron asesinados y sus cuerpos “incinerados” para posteriormente ser “arrojados” al río Marañón.

La crisis que vive Perú llevó a la ministra de la Mujer, Carmen Vildoso, a renunciar en la víspera por considerar que ha habido un mal manejo de este conflicto, por parte del Gobierno, en tanto el líder de los nativos, Roberto Pizango, se tuvo que refugiar en la embajada de Nicaragua.

El sociólogo Néstor Manrique dijo que si fuera cierta la versión del gobierno de que nativos con lanzas y flechas mataron a 24 policías armados con fusiles, tanquetas y helicópteros, y los despojaron de decenas de fusiles, deberían renunciar todos los responsables, comenzando con la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas.

“De ser cierta la aseveración oficial (de que las tropas fueron atacadas) tendríamos a las fuerzas de seguridad más incompetentes del mundo. Este por supuesto es un psicosocial torpe, que pretende echar una cortina de humo sobre lo sucedido”, enfatizó.

La enorme deficiencia del Ministerio del Interior fue revelada por el canal dos de la televisión ya que el comando policial envió a jóvenes inexpertos, desde los 19 a 25 años de edad para enfrentarse a una turba de nativos en Bagua.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s