¡Ayúdame a llorar!

Autor:  José Luis Castillejos Ambrocio

Cuando me acuerdo de ti
busco la música de Dios en el viento
algo que te identifique,
mediante la cual te encuentre.
intento percibir el ruido del arrollo,
el gemido de las piedras acariciadas por el agua,
el gélido viento del norte, que muerde el sur.

Cuando me acuerdo de ti,
me gustan todas las canciones,
sean de… Niga, Don Omar, Celia Cruz,
Zucchero, Rick Astley, de Nelly Furtado,
de Ildivo, de Vicente Fernández, del Grupo cinco.
Es que te amo tanto e intento hallar cada palabra tuya
en el canto, en el acompasado piano,
en el lejano tañido de una campana,
en el croar de las ranas,
en las lluvias, esa que te destroza los zapatos.

Ayúdame a llorar tu tristeza,
tu ausencia y tu llanto,
ayúdame a cobijar, a parir sin dolor,
a gemir con y sin pasión.
te dije: me gusta esa canción,
me acuerdo de ti y cada vez que lo hago
busco música que te identifique
y mediante la cual te encuentre.

Ayúdame a llorar tus noches, tus tardes,
tus días si mi y sin ti.
ayúdame a recorrer el velo del misterio,
a mitigar la tristeza de tu ausencia
y a pedirle a Dios perdón en cada flor
que tus ojos no ven.
Ayúdame a llorar por ti,
a desgarrar mi cariño en tu ausencia
y a perturbar el llanto callado
del universo, que todos los días pare desdichas.
ayúdame a llorar
porque cada vez que me acuerdo de ti,
siento mi alma marchita,
un rosario de canas en el universo de mi cabeza
y siento que sin ti, no encuentro el compás,
no halló la música, no detecto el sonido de la flauta,
ni del acordeón que se queda callado o la guitarra
que gime en las noches de luna llena.
Cada vez que me acuerdo de ti,
lloro en silencio, ese silencio triste
el de alguien que muere de a poquitos
Y muere por tu ausencia.

Ayúdame, por favor,
¡ayúdame a llorar!
y sepulta tu amor en el infinito,
en la vereda de Dios,
y vuelve a mí en canción,
en graznidos, en canto de pájaros,
en silenciosa ola,
en ardiente beso,
en abrazo,
en ruido, en motor palpitante,
en viento y música.

No quiero morir en tu ausencia,
ni hoy, ni mañana, ni siempre.
Solo te pido una cosa:
¡Ayúdame a llorar!

Autor: José Luis Castillejos Ambrocio
joseluiscastillejos@gmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s