HASTA PRONTO MANUEL

Hoy tengo de luto el alma, porque decidiste irte sin decir adiós. Decidiste que ya era hora de partir y no me diste la oportunidad de reír una vez más contigo, de burlarnos de la vida y fastidiar a quien sabe quien,  recuerdo que eras como un niño fastidioso, que no dejaba de gozar haciendo travesuras y te ponías una olla por sombrero y dabas esos besos pegajosos a tus sobrinos y a tu nieto. Sí te recuerdo con alegría, porque sino hablabas con esa voz ronca y escandalosa, estabas bailando en una fiesta o cantando al son de las rancheras.

Hay momentos en los que estoy triste porque no pude ir a visitarte, me quede a este lado del continente esperando un nuevo viaje, deseando ir a ver a la familia, esperando encontrarte. Solo sé que a mi regreso no encontraré ya nada de ti, nada que no sean recuerdos, tan solo eso dejaste para mí. No me enojo por que te hayas ido, no es eso, es tan solo que me pesa el no haberme despedido, el no haberte abrazado, el no haber platicado más contigo, el no haber sabido más de ti; no te culpo por tu partida porque ya estabas arrastrando mucho sufrimiento, culpo al destino que me tuvo tanto tiempo lejana y distante, tanto tiempo sin conocer a los míos.

Tan solo espero verte algún día en la otra vida gozando y riendo, bailando y cantando más afinado que de costumbre, entonces te doy un hasta luego, un hasta pronto, esperando verte en la otra vida.

Autora: Geraldine Castillejos Chang

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s