¿Para qué?

Autor: José Luis Castillejos Ambrocio
Cuando muera no me extrañes.
¿Ya para qué?
Ya no volverá la amante tarde,
ni el ruiseñor cantará alegre
al despuntar el alba.
Cuando muera no me extrañes
Ni busques mi rostro en el ocaso,
mucho menos intentes hallarme
en las hojas desplazadas por el viento.
No me extrañes porque también te extrañaré,
añoraré,  desde la infinita estrella, abrazarte,
arroparte con mis brazos y besos.
Sé feliz con la sonrisa que te dejé clavada en la mente
con mi voz bravía, a veces recia, otras suaves,
en muchas ocasiones amorosas.
Cuando muera no me extrañes
porque no descansaré con tu tristeza.
Muerto uno ya nada importa, pero tú…
Tú sigue por la senda de la vida,
mírame en cada rosa, en cada cáctus,
y escucha mi voz en cada trueno,
en el relinchido de un caballo,
en el grito de parto de una mujer y
el aullido de un lobo.
Por favor no me extrañes… No!
Vive del recuerdo, del beso que te dí,
del abrazo con el que te ahogué
o con la lágrima que dejé caer en tu hombro.
Ya no me extrañes.
¿Ya para qué?
Lima, Perú, 5 de Septiembre del 2010.

joseluiscastillejos@gmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s