Luces y sombras de PABLO SALAZAR

Texto: José Luis Castillejos 

(Perfil)

Pablo Salazar Mendiguchía, detenido en Cancún, Quintana Roo, por los delitos de peculado y asociación delictuosa, tras ser acusado por el gobierno de Juan Sabines Guerrero de haber desviado, a su favor, 11 mil millones de dólares destinados para atender los daños tras el huracán en el 2005, nació el 9 de agosto de 1954 en el municipio de Soyaló, Chiapas, donde cursó sus estudios básicos para luego terminar la educación secundaria y preparatoria en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado.

Capturado en el caribe, el ex gobernante del sureño estado mexicano de Chiapas fue trasladado de inmediato desde Cancún a Tuxtla Gutiérrez, en un avión fletado por la Procuraduría de Justicia. Sería, según la disposición del juez, confinado en la carceleta judicial para las diligencias de ley (levantamiento de datos personales y revisión médica) tras lo cual sería enviado a El Amate, un penal ubicado en el municipio de Cintalapa., Chiapas.

Fue detenido en calidad de “presentado”, una figura bastante ambigua para evadir el término de “apresado”. Sería presentado ante el Juez Tercero de lo penal en el Centro de Reinserción para Sentenciados “El Amate”, según datos preliminares.

Él llegó al cargo por una alianza del PAN y el PRD en el año 2000. El último viernes, fue visto en el restaurant The Palm de Campos Eliseos 218 en la Colonia Polanco donde se reunió con el abogado Aguilar Zinser.

Se ganó a pulso la protesta social cuando tras el huracán Stán que devastó la costa de Chiapas no aclaró al ciento por ciento la forma como se gastaron los recursos. Las protestas no se hicieron esperar y recientemente él se defendió de las acusaciones que lo presentaban como una especie de estafador.

Quizás su error político más grave fue haberse enfrentado abiertamente al actual gobernador Juan Sabines Guerrero y haber deslizado que este dispuso su persecución y el allanamiento de una casa de donde se sustrajeron documentos, valiosos para el ahora detenido.

Pablo Salazar estaba promoviendo su candidatura hacia el Senado de la República y era más que probable que, desde esa posición, fuera a emprender, allí sí, una investigación al gobierno de Sabines Guerrero, con quien tuvo soterrados y abiertos enfrentamientos.

El ex gobernador de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía, denunció que Juan Sabines ha iniciado una persecución política en su contra. Aseguró que desde que comenzó su gobierno, Sabines se ha empeñado en acusarlo de haberse robado 11 mil millones de pesos destinados para atender los daños tras el huracán Stan en 2005.

Detalló que en ese tiempo se gastó 9 mil millones para la reconstrucción y 2 mil se quedaron en las arcas del gobierno, que Sabines no ha podido explicar en qué se los gastó. Pablo Salazar señaló que por su propios medios ha intentado demostrar que no robó el recurso, como lo hizo a través de un correo masivo a los ciudadanos.

En un documento publicado en un portal de internet el 3 de mayo del presente año, el ex gobernador chiapaneco de la “Alianza por Chiapas” (conformada por PAN-PRD-PT-PVEM-Convergencia-PAS-PSN-PCD), Pablo Salazar Mendiguchía presentó una serie de nueve cuestionamientos y una conclusión, referentes a las acusaciones en contra de su administración por la supuesta sustracción y uso indebido de 11 mil millones de pesos de los recursos destinados del Fondo Nacional de Desastres Naturales (FONDEN), para la reconstrucción de la entidad tras el paso del huracán “Stan”.

En “La verdad sobre la reconstrucción de los daños del huracán Stan en Chiapas”, Mendiguchía argumenta su defensa en que nunca se destinó tal cantidad por parte del gobierno federal y aseguró que los 11 mil 15 millones de pesos fue recaudada de manera tripartita entre el gobierno federal, el gobierno del estado y donaciones civiles.

Donde aportaron, “El Gobierno federal: 7 mil 998 millones de pesos, Gobierno de Chiapas: 2 mil 956 millones de pesos, Donaciones civiles: 61 millones de pesos”.

Este monto fue, a decir del ex gobernador, depositado directamente en las distintas delegaciones federales de Chiapas, sin pasar por la Tesorería del Estado, por lo que el gobierno de la entidad no participó de manera alguna en la ejecución de dichos recursos.

Recientemente de sus oficinas de Tuxtla Gutiérrez le robaron 50 mil ejemplares de un periódico en el que daba su versión sobre las acusaciones que sobre él pesan, y acusó directamente a Juan Sabines de estar detrás del hurto y hace unos días aseguró que en Chiapas se vive un ambiente de represión y corruptelas por parte del gobierno estatal, que ha mermado la libertar de expresar su verdad.

Salazar Mediguchía calificó “la actual administración de Chiapas como la más corrupta, con un endeudamiento de 15 mil millones de pesos”, lo que habría desatado la ira del actual gobernante Juan Sabines.

En política no hay casualidades y las afrentas se pagan de inmediato.

Pablo Salazar profesa la religión evangélica de la Iglesia del Nazareno del cual es miembro laico y no pastor como mucho se ha dicho; es hijo de maestros rurales ya retirados. A los 28 años de edad, en 1982, contrae matrimonio con Martha López Camacho, maestra normalista originaria del municipio de Jitotol, con quien actualmente tiene 3 hijos. Durante casi 20 años se ha dedicado a litigar y a la docencia al nivel medio y superior.

En 1978, a los 24 años, fue Subprocurador General de Justicia donde impulsó un programa de liberación de presos indígenas. Cinco años después, en 1983, ocupó el cargo de director jurídico de la Secretaría de Educación y Cultura del Estado de Chiapas y estableció el sistema para aplicar exámenes de oposición para la asignación de plazas de maestros normalistas. En 1993 fue designado Vocal Ejecutivo del Instituto Federal Electoral (IFE) al que posteriormente renunció por no aceptar que en la estructura del IFE se incorporaran como asesores a conocidos defraudadores electorales.

De enero a mayo de 1994 fue secretario general de Gobierno del estado a lado del gobernador interino y priista Javier López Moreno. Durante estos 4 primeros meses de surgido el conflicto armado en Chiapas, en palabras del mismo Pablo Salazar, “cancelé la red telefónica gubernamental que tenía el PRI y recuperé para el patrimonio del Estado más de diez edificios públicos que ese partido tenía en su poder, impulsé la ciudadanización de los órganos electorales y dejé concluido el proyecto de reformas al Código Electoral del Estado”.

Por primera vez ocupó un puesto de elección popular después del alzamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). A los 40 años de edad es elegido Senador de la República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y en 1995 fue miembro fundador de la Comisión de Concordia y Pacificación (COCOPA) compuesto por legisladores del Congreso de la Unión, como órgano de coadyuvancia de la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI) que presidió el obispo Samuel Ruiz García y de las negociaciones de paz entre el EZLN y el gobierno federal.

Como miembro de la COCOPA participó en la elaboración de la Ley para el Diálogo, la Conciliación y la Paz Digna en Chiapas, instrumento jurídico básico para las negociaciones de paz en Chiapas. También participó en la redacción de la iniciativa de Ley, llamada Ley COCOPA, que interpretó los Acuerdos de San Andrés referentes a la Mesa 1, “Derechos y Cultura Indígena”, firmados por el EZLN y el gobierno federal en febrero de 1996, propuesta que después fue rechazada por el presidente Ernesto Zedillo.

Pablo Salazar Mendiguchía formó parte del equipo fundador del Grupo Galileo que aglutinó en 1997 a algunos legisladores del PRI en el Congreso de la Unión con posturas críticas al interior de su partido. Salazar fue el único legislador de su partido que impugnó el método de elección del líder la fracción parlamentaria del PRI. Como Senador perteneció a las comisiones de Asuntos Migratorios, Asuntos Fronterizos, Gobernación, Justicia y Puntos Constitucionales y a la COCOPA.

A partir del momento en que el Poder Ejecutivo rompiera su compromiso de cumplir los Acuerdos de San Andrés, Salazar comenzó a enfrentarse con mayor coherencia contra integrantes de su partido, contra el gobernador interino de Chiapas Roberto Albores y ante el propio presidente Ernesto Zedillo.

Pablo Salazar acusó al Poder Ejecutivo de no cumplir con sus promesas, de fracturar el proceso de negociación y de evidenciar falta de voluntad política para avanzar en el diálogo con el EZLN. Todavía como Senador de la República, se enfrentó posteriormente a Roberto Albores, criticó fuertemente su política y las acciones torpes y violentas hacia Chiapas y los pueblos indígenas. Denunció a los grupos paramilitares, la creciente militarización y exigió castigo y aplicación de la justicia a los responsables de la masacre de 45 indígenas de Acteal, la mayoría mujeres y niños.

Estas actitudes lo fueron distanciando del PRI. Los linchamientos y acusaciones de los priistas llegaron al extremo de querer expulsarlo del partido abanderando la causa el gobernador interino seguido de sus huestes. Su postura crítica y coherente no cupo en el partido oficial. Así, el 14 de enero de 1999 anuncia en su natal Soyaló sus deseos de ser candidato a gobernador del estado de Chiapas.

Cuatro meses después, el 8 de mayo, desde el municipio de Villaflores, lanza su renuncia al PRI y se declara Senador independiente removiendo el ambiente político en Chiapas y en el Congreso de la Unión. Su renuncia estuvo acompañada de un documento donde expresaba un severo diagnóstico sobre la situación en el estado en los niveles económico, políticos, social y militar que agudizó la polémica en torno a las políticas del estado sobre Chiapas y lo confrontó más con los miembros de su partido.

El 24 de agosto de 1999, el Partido Convergencia por la Democracia (CD) y el Partido del Centro Democrático (PCD) se pronunciaron por su candidatura. El 2 de octubre se sumó el Partido del Trabajo (PT) y el 30 de octubre el Partido de la Revolución Democrática (PRD). El 23 de enero del 2000, el Partido de Acción Nacional (PAN) y cuatro días después el Partido Verde Ecologista de México (PVEM); a finales del mismo mes se sumaron el Partido de la Sociedad Nacionalista (PSN) y el Partido de Alianza Social (PAS).

Así se encontró el PRI ante la Alianza por Chiapas conformada por ocho fuerzas políticas. Después lanzó su candidatura Mario Arturo Coutiño Farrera por el Partido Democracia Social (PDS) quien no obtuvo más del 1% de las votaciones. (Con datos del Gustavo Castro-Ciepac)

joseluiscastillejos@gmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s