Dormir muriendo

 
 
Anoche sentí morirme.
Temí morirme
más supe, sin embargo,
que frente a los golpes del destino
no podía lamentarme
ni encerrarme en la cólera y las lágrimas
y hallé en el laberinto de mi vida
una estrecha salida
un excelente destino
y decidí que tenía que ser
el propio capitán de mi alma.

 Con los poemas yo hilvano tus sueños,
mis sueños de bebernos a Dios cada mañana
y dormitar las tardes bajo un cocotero
aspirando tu alma femenina
y dejando que las gaviotas vuelen
en tu cielo, en tu universo.

 Soy prisionero de tu jaula
que encarcela mis sueños
y de la distancia que muerde mi deseo
de detener el tiempo
para hablarte de los días felices
que me diste y que probablemente
ya no tendré.

Y supuse que si te quedabas esa noche
no moriría
y si me abrazabas en la cama, menos,
pero la mañana fue testigo de que
no estabas allí, estaba muriendo.

 Me dolió no verte.
A veces me dueles tanto,
me duelen tus pesares,
tus desamores y tu tristeza
pero se que saldrás adelante
y así como sale el sol cada mañana
o el gorrión entra por mi ventana
resurgirás cuando menos lo espere.
 Eso espero.

Espero dormir…muriendo.

 joseluiscastillejos@gmail.com
Anuncios

2 Comments

  1. Eres un excelente poeta estimado amigo !! me adentraste a tu imaginación con este poema, y me fascino ! te dejo mis mas cordiales y mejores deseos, que la vida te llene de tanto éxito que jamás dudes de lo excelente que eres ! un abrazo..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s