Tiempo del adiós

 

 

(José Luis Castillejos Ambrocio)

Y pensar que fuiste mía en una noche de verano
cuando los pelícanos descansaban
sobre las piedras y el mar
ahuyentaba con sus enormes olas
a los lancheros.

Y pensar que fuiste mía
como la tarde al sol
y el cenit al cielo
no puedo sino recordar
del último abrazo que me diste
mientras huías despavoridamente
de un mañana que nunca volvería
ni en sueños, circunstancias
o deseos.Y pensar que el verano ya se fue
y que sólo quedó el recuerdo
de un amor imaginario
que cegó por un instante tus instintos
y apabulló tus ansias de querer.

Hoy ni soy tuyo ni tú eres mía
y que importa si el recuerdo
quedó grabado en cada roca,
en cada grano de arena,
en cada silbido del viento,
en cada aleteo de las aves
y en cada deseo de un mejor mañana.

¿Volverá ese tiempo? Es la pregunta
sin respuesta, sin el qué dirán
y no hallo ni una sola forma
para decir que nunca volverá
por dos razones: la primera es
que ya te fuiste y la segunda
es que nunca volverá ese tiempo:
el tiempo del adiós y de la espera.

joseluiscastillejos@gmail.com 
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s