Sí, existimos: Carlos Fuentes al incorporarse al Twitter

Por José Luis Castillejos Ambrocio

Sí, existimos y a la red nos incorporamos, gorgeó el escritor Carlos Fuentes aquel 19 de marzo del 2011, en su primer Twitt, pero aclaró que el llamado de la red, y su entrada a Twitter, es como el de las sirenas de Odiseo: Sólo hay que tener cuidado de no estrellarse en los escollos.

“La belleza sólo le pertenece al que la entiende, no al que la tiene”, twitteó en unos cuántos caracteres en los que escribió a los jóvenes, que es la mitad de la población de México a guiar el futuro de ese país que, en el momento en que se vive una espiral violenta.

“Imagino, luego existo”, fue otro de sus escritos al indicar que serán los jóvenes quienes tengan que enmendar los errores de nuestras generaciones; pero cuentan con una gran tecnología para hacerlo.

Recordó el desastre natural en Japón, la Guerra en Medio Oriente, la corrupción y violencia a las puertas de nuestro hogar. “El mundo se torna muy oscuro”, vaticinó.

“Es lamentable que la ONU haya intervenido tan mal y tan tarde en el asunto de Libia. Ahora civiles están a merced de una guerra brutal”, se quejó.

El inicio de una guerra, como en 1914, 1939, 1964, 1991 o 2003, es siempre un momento aciago en la historia de la humanidad. La barbarie, se lamentó el escritor que hoy falleció en la ciudad de México.

Carlos Fuentes que amó profundamente México siempre deseó un cambio y se dolió de las miles de muertes que han ocurrido en ese país donde el narcotráfico ha sentado sus reales.

“Debe haber algo más allá de la masacre y la barbarie, para sustentar la existencia del género humano y todos debemos participar en su busca”, comentó.

Tenía 13 mil 915 seguidores y seguía a 38 personas en la red a quienes envió exactamente 20 mensajes y lo hacía con tiento, con prudencia para no estrellarse en los escollos y para no dejarse llevar por el canto de las sirenas de Odiseo.

La cuenta @CarlosFuentesMX del novelista mexicano, un lector apasionado quedó en silencio y ya no podrá gorgear a seguidores a quienes personalmente saludaba y agradecía por leer fielmente sus escritos.

Seguía al candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y a los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama y de México, Felipe Calderón y leía cotidianamente New York Times, Milenio, Proceso, seguía a Joaquín López Dóriga, Adela Micha, a Carlos Loret de Mola, a León Krauze y a los escritores Gabriel García Márquez y a Elena Poniatowzka, que es más mexicana que el mole.

Una sola vez le escribió a @ElGabo (García Márquez) a quien se dirigió como “Mon semblable,—mon frère (Mi compañero, mi hermano)! Un fuerte abrazo”.

joseluiscastillejos@gmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s